“Me entregan un conocimiento más real sobre los nuevos estándares y las exigencias para el cumplimiento de las metas”.


1

 

Karyn Godoy tiene 36 años y es estudiante  de tercer semestre de Administración Comercial. Según sus propias palabras, ingresó a nuestra casa de estudios por dos hechos concretos: “La Escuela de Comercio es una institución de reconocido  prestigio y, segundo, los horarios me permiten trabajar y estudiar”, reconoce, destacando la flexibilidad que en ese sentido otorgan nuestras carreras.

 

En este año y medio como alumna ha logrado captar lo integral que es su malla curricular, pues “abarca lo teórico y lo práctico, permitiéndome comprender de mejor forma las posibilidades que tengo de cara al futuro en mi campo laboral”.

 

Sobre las capacidades de nuestros docentes, Godoy resalta su gran reputación en el mercado del trabajo y en lo profesional. “Me entregan un conocimiento más real sobre los nuevos estándares y las exigencias para el cumplimiento de las metas”, indica.  ”Los  profesores  demandan  una alta  exigencia.

 

Es gratificante en lo académico y en lo personal, por el apoyo incondicional que brindan a los alumnos”, dice la estudiante de Administración Comercial, rescatando lo satisfactorio que es pertenecer y aprender  en una institución como  la nuestra.

 

Karyn Godoy, estudiante de Administración Comercial